miércoles, 18 de marzo de 2009

MATERIALES UTILIZADOS COMO CUBIERTAS DE INVERNADEROS










Últimamente encontramos en el mercado un mayor número de diferentes tipos de plástico para invernaderos debido a avances tecnológicos que se han logrado gradualmente; se incursionó desde la fotoselectividad hasta la construcción del mismo material plástico. Existen dos tipos de plásticos para invernaderos en cuanto a resistencia: los monoacapa y los coextruidos, la segunda, por la forma de su estructura molecular, es mucho más resistente que la primera. Estos plásticos que utilicemos deben incluir estabilizadores para que no se estropeen debido a la degradación que le puede producir el efecto de la luz ultra violeta.

Tambien existen materiales como el cristal se es utilizado como cubierta para invernadero el cual se describe a continuacion.







1.- VIDRIO:

El cristal es el primer material que se ha utilizado como cubierta de invernadero.
En la actualidad este material está siendo desplazado en los invernaderos por los materiales plásticos; no obstante tiene gran importancia y su empleo se hace casi imprescindible en determinados casos de clima extremadamente fríos o en cultivos especializados que requieren de una temperatura estable y elevada.
El cristal que se utiliza como cubierta en los invernaderos, cajoneras, etc., es siempre el vidrio impreso o cristal “catedral”.
El vidrio impreso o “catedral”, está pulido por una parte y por la otra está rugoso. Lógicamente, en la colocación del cristal sobre la cubierta de la instalación, la cara rugosa quedará hacía el interior y la cara bruñida hacia el exterior.
Colocando el cristal de la forma que se acaba de indicar, recibirá por la parte exterior casi todas las radiaciones luminosas que al pasar a través de el se difundirán en todas las direcciones al salir por la cara rugosa (Difusión).
Como la trasparencia del cristal es aproximadamente del 90 %, si se tiene en cuenta su propiedad de buena difusión de la luz, la luminosidad dentro del invernadero se asemeja bastante a la que existe en el exterior, cuando los haces luminosos inciden perpendicularmente sobre el cristal y, por tanto, hay poca reflexión.
El cristal tiene la propiedad de ser casi totalmente opaco a las radiaciones de longitud de onda larga, es decir, a las que emiten las plantas y el suelo por las noches; esta cualidad del vidrio es muy interesante, ya que las pérdidas de calor por las noches son mucho menores que las que ocurren con los demás materiales plásticos utilizados corno cubiertas.
El vidrio es inalterable a los medios en que está expuesto en el invernadero, tal como: calor, humedad, ácidos, productos de blanqueo, etc. No envejece, ni pierde transparencia.
Como inconvenientes se han de señalar los siguientes:

a) Precisa de estructuras mucho más sólidas y rígidas que los materiales plásticos, por lo que sus precios resultan mucho más elevados,

b) Tienen mucha fragilidad, rompiéndose incluso por las vibra­ciones producidas por el viento u otra causa, si no está bien sujeto a la estructura. También se rompe con facilidad por golpes.

c) Tiene elevado peso por unidad de superficie, siendo necesario reforzar el material de estructura. Un metro cuadrado de vidrio de 2,5 mm. de espesor pesa 6 kilos.


2.- PLASTICO:


PROPIEDADES DE LOS PLASTICOS UTILIZADOS EN EL FORZADO DE CULTIVOS

Cuando las láminas o placas plásticas se utilizan como cubierta en invernadero, túneles o acolchado, deben tenerse en cuenta las siguientes propiedades:

a) Transparencia: consiste en dejar pasar a la mayor cantidad posible de luz a través de el.

La transparencia es función dé tres factores importantes:

- Poder absorbente para la luz. El material absorbe un porcentaje mayor o menor de radiaciones.

- Poder de reflexión. Rayos que no atraviesan el plástico porque se reflejan hacia el exterior, según el ángulo de incidencia.

- Poder de difusión. Las radiaciones se difunden al pasar través del material y, corno consecuencia, se reparte mejor la luz.


b) Opacidad a las radiaciones nocturnas: consiste en no dejar salir hacia el exterior durante la noche el calor emitido por las plantas y el suelo (radiaciones de onda larga).

c) Retención del calor: es decir, no dejar escapar el calor acumulado en el recinto que cubre (Durante todo el día).

d) Rendimiento térmico: es la diferencia de calor entre las temperaturas del exterior y las del interior.

e) Ligereza: es decir, poco peso.

f) Flexibilidad: adaptabilidad a cualquier forma.
g) Estanqueidad: pocas fugas de calor ha­cia el exterior (Defectos de construcción).

h) Duración: tiempo o envejeci­miento de los plásticos.



PRINCIPALES MATERIALES PLASTICÓS

Los materiales plásticos que se utilizan en agricultura son los siguientes:

- Polietileno: De alta y baja densidad.
- Poliamidas: Nylon y Rilsán.
- Polipropileno.
- Policloruro de vinilo (PVC): Rígido, flexible y semiflexible con fibra de vidrio.
- Poliéster.
- Polimetacrilato de metilo (Micas).
- Poliestireno.
- Resinas orgánicas: Espumas para acondicionamiento del suelo.


1.- POLIETILENO (PE)

Este material plástico es un derivado del alquitrán y del petróleo. Según su forma de fabricación puede ser de alta o de baja densidad; los de alta densidad son más rígidos y frágiles en caso de temperaturas bajas que los de baja densidad.
Se reconocen porque, al quemarlos, arden con facilidad, dando una llama viva y desprendiendo olor a cera.


PROPIEDADES:

El polietileno trasparente tiene un poder absorbente del 5 al 30 % en los espesores utilizados en la agricultura. El poder de reflexión es del 10 al 14 %; el poder de difusión es bajo.
Según esto la transparencia del polietileno esta comprendida entre el 75 y 85 %; es decir, dentro del recinto cubierto por el material plástico se percibe un 20 % menos de luz, aproximadamente, que en el exterior.
El polietileno gris-humo tiene una trasparencia de 50 %, según la pigmentación.
El negro opaco no tiene transparencia alguna.
El polietileno transparente normal presenta muy poca opacidad a las radiaciones nocturnas del suelo; es permeable en un 70 % a las radiaciones de longitud de onda larga que emiten el suelo y las plantas.
El color gris-humo presenta poca opacidad a las radiaciones nocturnas; aunque algo más que el trasparente.
El polietileno negro opaco tiene bastante opacidad, pero el recinto interior que cubre se enfría por difusión al enfriarse la parte externa del plástico.
En el polietileno transparente normal, ocurre que, incluso, por las noches se puede producir “inversión térmica”, fenómeno que tiene lugar cuando en el exterior está bajando el termómetro a limites comprendidos entre 3 y –3 °C, aproximadamente; dentro de esos limites ocurre que en algunas circunstancias la temperatura dentro del recinto que cubre el plástico es menor que en el exterior.
En el polietileno transparente normal se forma una lámina de agua de condensación por la parte interior del recinto que cubre; esta capa de agua, aunque tiene inconvenientes para los cultivos, retiene un poco el calor que emiten las plantas y el suelo durante la noche.
El polietileno transparente térmico es un plástico que tiene la propiedad de dificultar mucho el paso de las radiaciones nocturnas (tiene una permeabilidad del 18 % a las radiaciones de onda larga). Esto permite a los invernaderos cubiertos con este material que se anule casi en su totalidad la inversión térmica y que las temperaturas mínimas absolutas sean de unos 2 a 3 grados centígrados más elevadas a las registradas en cubiertas de polietileno normal.
El polietileno de baja densidad es el material plástico que menos resistencia tiene a la rotura. El de alta densidad tiene mas resistencia que el PVC flexible, pero menos que el resto de los demás plásticos. Se desgarra con facilidad.
Este plástico es fácil de soldar y pegar.
El polietileno es el material plástico que menos densidad tiene, es decir, es el que menos pesa por unidad de superficie y de grosor.
Las laminas de polietileno son trasparentes, pero pueden pigmentarse con diferentes colores al fabricarlas; de uso agrícola existen en el mercado los siguientes colores: trasparente, negro-opaco, gris-humo, verde, ­blanco. etc.
El polietileno no se oscurece como ocurre, con el PVC y el poliéster.


UTILIZACION EN HORTOFLORICULTURA

De uso agrícola hay varios tipos de polietileno: transparente normal, transparente de larga duración, transparente térmico, biodegradables, antivaho, negro, gris-humo, etc.
El polietileno trasparente se utiliza en agricultura para cultivos en invernaderos, túneles y acolchados; también se emplea para cubrir el suelo en la desinfección del mismo con productos volátiles. El polietileno gris-humo y verde se utilizan para reducir la luminosidad en los cultivos que requieren poca luz y que se cultivan en zonas muy luminosas.
El de colar negro-opaco se emplea para acolchados, para blanqueo de hortalizas y para controlar las horas de luz en la floración de ciertas plantas.


COLORES DE POLIETILENO Y SISTEMAS DE CULTIVO

Debido a su gran trasparencia, el polietileno trasparente da lugar durante el día a un elevado calentamiento del aire y suelo del interior de los invernaderos, túneles y acolchados. Utilizando el polietileno normal, no térmico; el calor acumulado durante el día se desprende por radiación hacia la atmósfera durante la noche. En los invernaderos y túneles esto es grave, ya que puede ocurrir la “inversión térmica”.
De todas formas, la radiación nocturna del calor hacia el exterior se ve disminuida por la capa de agua que se condensa en la parte interior de la lámina.
Con el polietileno transparente térmico estos inconveniente quedan bastante reducidos. Las instalaciones que se protegen con cubiertas de este tipo de polietileno se enfrían más lentamente y en ellas se evita casi el fenómeno de la “inversión térmica”; también se consigue un aumento de temperatura de 1 a 3 0C, respecto a otras instalaciones cubiertas con polietileno transparente normal.
En los acolchados con polietileno transparente normal, siempre que tal acolchado se haga cuando el peligro de heladas es mínimo, esta emisión de calor del suelo regula la temperatura de la parte aérea de la planta y puede evitar los daños de una helada tardía.
El polietileno de color trasparente, cuando se utiliza como acolchado presenta el inconveniente de que bajo él se desarrollan las malas hierbas y pueden llegar a levantar la lámina de plástico y causar perjuicios a los cultivos.
En los túneles de blanqueo y de control de floración, el polietileno color negro-opaco realiza sus funciones perfectamente, ya que no deja pasar nada de luz a su través y, además, el interior del túnel no se calienta demasiado, por lo que no es necesario ventilar.
En los acolchados con polietileno negro, al no dejar pasar ninguna radiación, solamente se calienta con el calor absorbido, debido a su color oscuro. En cambio, al absorber el plástico todas las radiaciones luminosas, éste se calienta bastante y puede ocasionar quemaduras a las plantas y frutos que están en contacto con la lámina. Las malas hierbas no se desarrollan por falta de luz.
La parte aérea de los cultivos acolchados con plástico negro-opaco no se benefician por las noches del calor cedido por el suelo, ya que se transmite con dificultad a través de este tipo de plástico; incluso pueden manifestarse temperaturas más bajas que en los cultivos sin acolchar. En cambio, la temperatura del suelo se mantiene bastante bien.
El polietileno de color gris-humo es un plástico cuyas propiedades son intermedias entre los colores negro-opaco y trasparente.
En los acolchados con polietileno gris-humo, el suelo se calienta por el día más que con el negro-opaco y menos que con el trasparente; por las noches emite el calor del suelo, aunque menos que con el trasparente. Disminuye el riesgo de malas hierbas.
Cuando sea necesario utilizarlo para disminuir la luminosidad de ciertos cultivos, ya hemos visto que el polietileno de color gris-humo puede reducir hasta el 50 % de la luminosidad del exterior.


DURACIÓN:

Si las láminas de polietileno transparente no han sido tratadas con inhibidores a los rayos ultravioletas, no suelen tener una duración mayor de un año cuando se utilizan como cubiertas, ya que se degradan o envejecen por acción de los rayos ultravioletas que absorben.
En cambio, las láminas de color gris-humo opaco, debido a su pigmentación oscura, inhiben la acción degradante de los rayos ultravioletas, al no ser atravesadas por las radiaciones, y tiene mayor duración que el polietileno trasparente no tratado con inhibidores a las radiaciones ultravioletas.
La duración de las láminas plásticas utilizadas como cubiertas en los invernaderos, depende de los factores siguientes:

a) Luminosidad ambiente (a mayor luz, más degradación por los rayos ultravioletas).
b) Orientación de la lámina en la exposición al sol.
c) Tratamiento del plástico con inhibidores (Si el material esta tratado con productos antioxidantes e inhibidores a la acción de los ultravioletas, la duración es mayor).
d) Espesor de las láminas (más duración cuanto más grueso es el plástico).
e) Tipo de estructura y sujeción del plástico (La degradación es mayor en un plástico que se apoya sobre una estructura de hierro que sobre una de madera).
f) Régimen de vientos.

De todas formas, cuando es utilizado como cubierta de invernadero, la duración de este tipo de polietileno, si no lleva en su composición antioxidante e inhibidores de rayos ultravioletas, no excede de un año; reduciéndose a diez meses cuando la luminosidad es muy fuerte y prolongada y las oscilaciones térmicas son considerables.
Si el polietileno lleva antioxidante e inhibidores, puede durar dos años cuando se utiliza como cubierta de invernadero, teniendo en cuenta que solamente este expuesto a gran luminosidad durante un verano de los dos años.
Cuando el polietileno sé utiliza en los túneles, su duración, además de los factores expuestos anteriormente para los invernaderos depende de:

a) La ventilación. (Si hay que ventilar mucho se romperá antes que si hay que ventilar poco.)
b) La pigmentación de la lámina. (El color negro es el que mas tiempo dura.)
c) La época estacional en que se realice esta técnica.(En primavera-verano envejece más rápidamente que en otoño-invierno).
d) El espesor.

Si el polietileno negro se utiliza para blanqueo, puede utilizarse tres o cuatro veces, si tenemos en cuenta que en cada cultivo va a usarse pocas semanas realizando estas funciones.
En los acolchados, la duración de la lamina depende de todos los factores anteriores, excepción hecha, claro esta, de la ventilación y tipo de estructura y sujeción; además, influyen también las practicas culturales que se realicen en el cultivo, pues si hay que pisar mucho, durara menos tiempo.
En los acolchados con polietileno trasparente con espesores delgados, el plástico solamente dura mientras tiene lugar la nascencia y primer desarrollo de las plantas.
Con láminas transparentes o gris humo, el acolchado puede durar todo el ciclo del cultivo.
En acolchados de más de un año habrá que utilizarse polietileno negro de mayor grosor.


DATOS DE INTERES

El polietileno se expende en el comercio en base a peso, por lo que es necesario conocer los distintos grosores de las láminas para saber el precio del metro cuadrado.
Los grosores de las láminas de plástico se miden en “galgas”; cada 100 «galgas» equivalen a 0,025 milímetros.
El polietileno se vende en bobinas, cuya anchura es variable, desde 80 centímetros a 6 metros y aún mayor cuando se encarga al fabricante. Las bobinas suelen tener un peso fijo para cada anchura, por lo que su longitud depende del número de «galgas» de su grosor.
Como no es posible disponer de polietileno de todas las distintas anchuras que se necesitan para cada uno de los múltiples casos que se presenten, será necesario cortar la bobina en la anchura que se precise.


2.- POLICLORURO DE VINILO (PVC)

Es otro material que procede del acetileno y del etileno, derivados éstos del petróleo y de la hulla.
Este material es rígido y es necesario añadirle plastificantes, con objeto de obtener láminas flexibles.
En el mercado existen varios tipos de este material, tales como, láminas flexibles, láminas rígidas y láminas semiflexibles reforzadas con malla de hilo de nylon o poliéster lineal.
Dentro del policloruro de vinilo plastificado existen múltiples clases, según el tipo de plastificante que se agregue y la proporción, en que se dosifique.


PROPIEDADES

El PVC absorbe hasta el 5 % de luz en las láminas flexibles y del 5 al 10 % en las placas rígidas. El poder de reflexión es del 5 al 8 %. El poder de difusión es menor que el poliéster y mayor que el polietileno. La transparencia aproximada es del 80 % en el PVC flexible y 80 % para las placas rígidas transparentes.
El PVC es más interesante que el polietileno desde el punto dé vista de la retención del calor nocturno emitido por las plantas y el suelo, ya que no da lugar a que se origine la «inversión térmica». Su poder de retención es del 85 al 90 % mientras que en el polietileno está comprendido entre el 10 y 15 %.
La humedad se condensa muy poco en este material.
La flexibilidad a bajas temperaturas es menor que la del polietileno.
La resistencia a la ruptura para el PVC flexible es un poco mayor, que el polietileno; en cambio, las placas tienen bastante más resistencia que el polietileno, nylon y rilsan y un poco menos que el polipropileno.
Es menos sensible a la oxidación que el polietileno.
Las placas de PVC se fabrican en colores amarillo, verde, azul y rojo.
El reconocimiento del PVC plastificado es relativamente fácil, pues al quemarlo produce humos de ácido clorhídrico que irritan las mucosas.
El PVC rígido no lleva plastificantes; el espesor de las placas está comprendido entre 1 y 1,5 milímetros.


DURACIÓN

El PVC envejece más lentamente que el polietileno; la degrada­ción o envejecimiento del PVC se traduce en pérdida de trasparencia, coloración de la lámina y fragilidad a la ruptura.
El envejecimiento o degradación del PVC es debido a cambios químicos producidos por el calor y la luz en presencia del oxigeno; también se debe a que el plastificante se disuelve. Hay algunos microorganismos que viven a expensas del carbono de los plastificantes.
La duración de estos materiales depende del tipo de plastificantes empleados en su fabricación y la clase de PVC; el flexible tiene menos duración que el armado y, a la vez, éste dura menos que las placas rígidas. Se estima su duración entre dos a tres años para las láminas flexibles, siendo superior a seis años para las láminas rígidas.
El PVC se emplea en agricultura en las mismas formas que el polietileno.


DATOS DE INTERÉS

El PVC reforzado con hilo de nylon se fabrica en anchura de 1,40 metros.
Estas láminas pueden soldarse en fábrica, una a continuación de otra, hasta conseguir la anchura que se deseé. El PVC normal se fabrica en anchos de 0,9; 1,35; 1,85; 2,30; 3 y 3,70 metros. El grueso de fabricación es de 200, 300, 500, 600, 700 y 800 galgas. Cada 100 «galgas» equivalen a 0,025 milímetros.



POLIESTER

Este plástico se presenta en forma de placa. El poliéster se fabrica con una mezcla de un 65 % de resinas termoendure­cibles de poliésteres no saturados y con un 35 % de fibra vidrio o de nylon, aproximadamente; esta fibra sirve para reforzar la placa.


PROPIEDADES

Las láminas de poliéster lineal presentan una gran trasparencia y bastante resistencia a la ruptura.
Las placas de poliéster reforzado tienen una trasparencia a las radiaciones solares comprendida entre el 80 y 90 %. El poder de reflexión está entre el 5 y 8 %; su poder absorbente es del 15 al 20 %.
La transparencia a los rayos uItravio1eta es del 10 % y a los rayos infrarrojos es del 80 %.
La trasparencia indicada es la que suele tener al principio de su fabricación, pues a medida que pasa el tiempo y el material va envejeciendo, la va perdiendo, hasta que llega un momento en que se queda casi totalmente opaco.
El poliéster reforzado con fibra de vidrio es el material plástico que tiene más poder de difusión de la luz de todos los empleados en el forzado de cultivos. Esta propiedad hace que la cantidad de luz dentro del recinto que cubre este material, a veces, sea parecida a la que existe en el exterior.
El poliéster reforzado con vidrio, apenas deja pasar hacia el exterior las radiaciones emitidas, por las plantas y el suelo durante noche; este material junto al vidrio y las placas de PVC son los únicos que presentan un «efecto de invernadero»; casi total. La opacidad referida a la radiación es del 99 al 99,5 %.
La densidad o peso por metro cúbico del poliéster reforzado con fibra de vidrio es de 1.500 a 1.600 kilos. Una placa de un metro cuadrado pesa, aproximadamente, 2,5 kilos.
En placa, este plástico es el que presenta mayor resistencia a la ruptura, de todos los materiales plásticos que se utilizan en hortofloricultura.
El poliéster reforzado se fabrica en distintos colores: trasparente, azul claro, amarillo, verde, rojo, etc.; hoy día el color que mas se utiliza en agricultura es el trasparente.


UTILIZACIÓN EN HORTOFLORICULTURA

El poliéster, tanto en lámina como en placa reforzado con fibra vidrio, se utiliza como cubierta de invernaderos, túneles y cajoneras.


DURACIÓN

Las placas reforzadas con fibra de vidrio tienen una duración que es variable entre ocho a quince años, según el sistema protección que se haya aplicado a la placa. El problema, de la duración de estas placas no está en su resistencia física, sino en la pérdida transparencia a medida que pasa el tiempo.
Si la placa no está protegida exteriormente, enseguida es erosionada por los agentes atmosféricos y a los pocos años de ser utilizada puede quedar excesivamente opaca. Además, sin esa protección las radiaciones ultravioletas de los rayos solares degradan la resina poliéster, dándole una tonalidad amarillenta.
Cuando la placa, en su fabricación, se protege con una capa de gel se retrasa la erosión, pero no el amarillamiento. El poliéster protegido con una capa de gel tiene una duración mayor que las placas que no llevan esa protección.
El poliéster se puede proteger durante el proceso de su fabricación con una lámina de fluoruro de polivinilo; esta lámina resulta uno de los protectores de poliéster más duradero y resistente a los agentes atmosféricos y a la acción degradadora de las radiaciones ultravioleta de la luz solar.


DATOS DE INTERÉS

Las placas de poliéster se fabrican en anchuras de 1,20 metros por la longitud que se precisa, y de 2 a 3 milímetros de espesor.
Se adaptan a cualquier estructura o moldura, debido a su gran flexibilidad.
Estas placas se fabrican en distintos perfiles: trapezoidal, escalera, ondulado, etc.; aparte de darle mayor resistencia, permite enlazar unas placas con otras y fijarlas a los soportes y estructuras.


POLIMETACRILATO DE METILO (PMM)

Es un material acrílico, que procede del acetileno mediante formación de acrilato de metilo y polimerización de este último.
Se le designa también con el nombre abreviado de PMM.


PROPIEDADES

La trasparencia de este plástico está comprendida entre el 85 y 92 %. Tiene poco poder de reflexión, entre el 5 y 7 %. Deja pasar casi todos los rayos ultravioletas; su poder de difusión es casi nulo.
El PMM no es atacado por los rayos ultravioletas.
Su densidad es de 1.190 kilos por metro cúbico; un metro cuadrado de placa de PMM de 3 milímetros de espesor pesa, aproxima­damente, 3,5 kilogramos.
Tiene una gran resistencia a la ruptura y el desgarre. Se fabrica en cualquier tipo de color.


UTILIZACIÓN EN HORTOFLORICULTURA

Se utiliza para cubierta de invernaderos, cajoneras, etc.



DURACIÓN

No se tienen referencias, pero su duración es mayor que la del poliéster, al no ser atacado por los rayos ultravioletas.


DATOS DE INTERÉS

Se fabrica en placas de hasta 2 metros de ancho y más de 3 metros de largo. Las placas extrusionadas tienen 4 mm de espesor y la longitud que se precise.


POLIETILENTEREFTALATO

Se obtiene a partir del etilenglicol y el ácido fterftálico. Es un plástico semirrigido.


PROPIEDADES
Tiene bastante trasparencia, aproximadamente de un 90 %. Es poco difusor de la luz. Ofrece bastante resistencia a la degradación por los rayos ultravioletas.
Su densidad es de 1,380 kilos por metro cúbico; es decir, en espesor de 1.000 galgas, un metro cuadrado pesa unos 350 gramos.
Tiene bastante resistencia a la ruptura.


UTILIZACIÓN EN HORTOFLORICULTURA

Para cubiertas de invernadero, cajonera y túneles en regiones de gran iluminación.


DURACIÓN

Como cubierta de invernadero puede durar alrededor de cinco años.


DATOS DE INTERÉS

Se fabrica en anchuras de 0,40 a 1,32 metros y longitud ilimitada; siendo los espesores más corrientes de 300 a 500 galgas.


POLIAMIDAS

Se obtienen de aceite de ricino. Se fabrica por extrusión en forma de lámina de 0,7 a 1,14 metros de ancho y 350 galgas de grosor.

PROPIEDADES

Tienen una transparencia del 85-90 % en el espectro visible. Su poder de reflexión es del 8 al 10 %. Su densidad es 1.030 a 1.040 kilos por metro cúbico.
Ofrece buena resistencia a productos químicos que se emplean en agricultura.


MANEJO DE LOS PLASTICOS

a) Corte de láminas:

Cuando la lámina está enrollada en la bobina se puede cortar el plástico, en la anchura que se precise, aserrando la bobina con una sierra para metales.
Si lo que se desea cortar es una lámina, se hará mediante un filo cortante, o puede ser con tijeras, deslizándole por el vértice formado por la lámina plegada en la línea que se va a cortar.

b) Corte de Planchas:

El PVC y PE, cuando tienen un grosor no superior a 1,5 milímetros, se pueden cortar con las tijeras de cortar metales.
Para plásticos de gruesos mayores es necesario emplear otras herramientas que no están al alcance del agricultor.
Si se trata de cortar placas de poliéster habrá que hacerlo con cizallas y sierras circulares.

c) Doblado de placas:

En la línea que se desea doblar y por las dos caras, es necesario emplear un soplete con llama muy débil. Nunca debe fijarse la llama en un lugar determinado. Esta operación se hará al mismo tiempo que se está doblando la placa.
En el poliéster reforzado, las fibras de vidrio no permiten el doblado de las placas, aunque se caliente.

d) Perforado de láminas:

Para los acolchados, los orificios donde van las plantas se pueden perforar de las formas siguientes:

- Mediante un pote de hojalata sin tapa, con los bordes afilados.
- Con tijeras o filos cortantes.
- Con aparatos especializados que “cortan” el plástico mediante calor.
- Las perforaciones hechas con calor son las más seguras al desgarre.

Existen en el mercado aparatos ya preparados para perforar el plástico con calor; no obstante, son muy fáciles de confeccionar por el propio agricultor.
Los orificios para aireación de túneles o penetración del agua de riego en los acolchados se pueden hacer en la propia bobina antes de desenrollar, mediante un punzón o con una taladradora.

e) Soldadura:

Las planchas y placas de PVC y PE se pueden soldar, pero re­quieren una técnica que no está al alcance del agricultor.
Las láminas, si están limpias y, por supuesto, no están enveje­cidas, pueden soldarse mediante dos platinas de hierro, papel de celofán y un soplete.
Se toman las láminas superpuestas por donde se quieren soldar y se colocan en forma de emparedado entre las platinas; entre cada una de las platinas y el plástico se intercala un papel de celofán. A continuación se calienta con el soplete.

f) Sujeción de láminas y placas:

Las láminas se pueden sujetar de varias formas:

- Sobre madera, colocando encima un listón de madera, o una cinta de plástico o cualquier otro material. Se clava con punta de cabeza ancha.
- Dando varias vueltas a la lámina sobre una caña, charlata u otro objeto; a continuación se ata con alambre galvani­zado o se clava y se sujeta donde se precise.
- Con cables o alambres galvanizados tensores, sobre una mues­ca u omega.
- Mediante ojales plásticos o metálicos.
- Con mallas por encima y por debajo.